La castración canina

Perro en la sala

El otro día, escuché a mi humano conversar sobre algo muy importante para mi salud. Al comienzo fue miedoso pero gradualmente comencé a entender que tenía beneficios para mi salud. Él hablaba sobre la castración.

Comentaba él que tenía dudas sobre este procedimiento y los impactos que tiene, pero como siempre lo ha hecho, se programó para iniciar una investigación con veterinarios y revistas especializadas. Al día siguiente de esa conversación, salimos para el veterinario porque era día de baño y como de costumbre, me subió a la parte trasera del vehículo y me aseguró con la correa a la silla. Yo iba emocionado porque siempre me da galletas después del baño.

Llegamos y extrañamente, el lugar estaba desocupado. No habían muchos pacientes porque regularmente, tengo que esperar por un buen rato mi turno. El veterinario nos saludo como de costumbre y claro, por la confianza que le tengo, le batí la cola. Mientras caminábamos hacia el salón de baño, mi humano comenzó a preguntarle sobre la castración. Si era relevante y las consecuencias. El veterinario comenzó aclarando que no se debe confundir la castración con la esterilización porque en la primera se suprimen los ovarios o los testículos, mientras que segunda, se bloquea el conducto deferente o las trompas.

Te puede interesar: Mi proceso de sanación y Mamá, gracias por adoptarme

También, le explicó que era muy importante por que prevenía varias enfermedades entre las que se encontraba el cáncer de testículos y de próstata entre los machos, y para la hembras, el cáncer de mama mientras se realice de en etapa temprana. Y otras posibles consecuencias como desaparece el celo, lo que puede llevar a una mayor quietud porque no sienten la necesidad de buscar apareamiento. Que los machos no se peleen con otros o con las las hembras en celo. Mi humano preguntó por consecuencias negativas a lo que le respondió que los riesgos de una cirugía como sangrado y otros como cambios hormonales y puede haber una tendencia hacia la obesidad. Claro, sobre esta última, recomendó el ejercicio.

Otro día, que salimos al parque para dar mi vuelta de rutina, comenzó a leerme un artículo donde confirmaban lo indicado por el veterinario y encontró que en hembras, especialmente, razas grandes como gran danés o terranova pueden desarrollar incontinencia y tumores. Algo le llamó al atención en el artículo sobre el control poblacional de la especie, debido a que muchos cachorros no logran ser dados en adopción y podrían llegar a refugios o a la calle. Ese fue el mayor motivo por el cual tomó la decisión y me preparó para la castración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies