Odiosos, sí. Salvajes, no.

Gato acostado frente a vetana
Gato acostado frente a ventana

Ya les he contando que antes de llegar a nuestro nuevo hogar, viví en una casa las afueras de la ciudad donde podía salir caminar. Correteaba pájaros y ratones por las calles arenosas, pero también tenía que correr para salvarme de los perros de la cuadra. Era adrenalina pura. Aún río de las aventuras, aunque muchas veces me vi en mi última carrera de mi vida.

Quizás sea la razón de mi carácter tan fuerte. Adicionalmente, a mi marcada independencia porque no me gusta estar tanto tiempo cerca de mi humano. Yo defino en ¿qué momento quiero que me atienda o me consienta? Seguro por ello es que de manera generalizada crean que los gatos somos odiosos. Que somos seres que no nos guste compartir con humanos cuando no es cierto. Somos muy amigables y eso tiene mucho que ver en la relación que creamos con nuestro humano.

Cuando nos consienten, somos seres que valoramos los espacios con los humanos. Claro, cuando queremos. Nos gusta descansar sobre ellos porque nos da seguridad. No sentimos protegidos. Por ejemplo, cuando quiero llamar la atención a mi humano, siempre me acuesto en la silla donde trabaja cuando él se levanta. Me pelea mucho por ello, sin embargo, él sabe que me encanta dormir donde él está porque me siento en un lugar seguro. Hago muchas cosas, pero la más agradable de toda es subirme a sus piernas para que me dé un abrazo y luego quedarme dormida en su regazo.

Otro aspecto que nos crea mala fama es que nos gusta jugar con todo tipo de hebras por nuestra naturaleza de cazadores. Cuando juegas con nosotros, siempre trataremos de agarrarte y si intentas escapar rápidamente, tratamos de
retenerte con nuestros dientes. Pero no te preocupes, solo no jales tu mano. Mantenla quieta que te soltamos rápidamente. Por esta razón, nos culpan de ser agresivos cuando lo que estamos es jugando. Conócenos más y te darás cuenta de lo cariñosos que somos.

También puedes leer “Mía” llego a nuestras vidas Los primeros cuidados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies